OCTUBRE SUMMERTIME

0

No me gustan las despedidas.

Ni los finales que no son felices.

Ni los cambios: el cambio de estación, el cambio de hora o el cambio de armario.

Ni las mudanzas: a ver dónde están ahora los edredones.

Ni que el verano termine.

Ni las fiestas que se acaban. O el final de las terrazas.

Ni que se haga tan de noche cuando aún es tan de día.

Leer más

Cuando menos te lo esperas

0

 

Una historia de amor empieza por un pequeño detalle insignificante que lo cambia todo:

Una foto que te enseñan de alguien; un momento en que te cruzas con él y le miras a los ojos; un olor que te llega hasta dentro del todo; un comentario valiente que te dicen; un gesto que te hace gracia; el tono de voz; unas manos que te acarician… todo vale, y por absurdo que parezca, ese detalle minúsculo, que pasa desapercibido, es en realidad una bomba que estalla en el curso de tu vida y tu memoria y no hay marcha atrás.

Leer más

Está ahí fuera

0

Está ahí fuera, en la calle donde vives, a la vuelta de tu esquina, y te quedas sin nombres con que nombrar las cosas, sin pasado, como tonta que se atonta, y no hay quien lo pare.

Qué sabe nadie

0

Los que están para todo, no tienen precio.

Esta foto tiene mérito porque llovía lo más grande cuando la hicimos. Era domingo, y todos dejaron de hacer sus cosas para hacer las mías.

Leer más

Manolo Giraldo: Serán sus manos

0

N

o sé si serán sus manos, las que hacen de un trapo un traje, del traje un espectáculo, del espectáculo una fiesta, y de la fiesta el día más recordado de todos los que te quepan en tu armario.

Eso te pasa cuando llevas puesto un Manolo Giraldo.

No sé si será su mente imparable y compleja.

Si serán sus silencios, tan largos.

O su discreción, o su paciencia.

Si será su elegancia innata, o la manera que tiene de llevar un fular cruzado en su chaqueta.

Leer más

THE SEPTEMBER ISSUE

0

Septiembre es volver.

Volver a tu casa, tu colchón y tu almohada.

Volver a tus vecinos, tu barrio y tus ruidos.

En septiembre todo vuelve a su sitio.

Leer más

Cosas que te diría si te tuviera delante

0

T

engo agujetas de callarme. Te veo y disimulo. Finjo que no me importas nada cuando en realidad me importas tanto.

V

oy de puntillas amándote a chorros. No se me vaya a notar que te quiero y te des cuenta y te asustes, y te lo acabes perdiendo.

M

e pregunto por qué las cosas más bonitas dan tanto miedo. Te vas y descanso.